Inicio

Sitiadas 2020-2

NUESTRA COLUMNA EN desInformémonos

Genealogía e historia contra el castigo

Somos los rostros de la adversidad y del horizonte que la ciudad andina produce…

Como mujeres cotidianamente tironeadas por las fuerzas del orden ciudadano, el desarraigo es el castigo contra el que luchamos…

Como migrantes de primera, segunda, tercera o ya no recordada generación, el desarraigo y la desmemoria son el castigo contra el que luchamos…

Como hijas casi siempre irreconocibles de los pueblos indígenas y afrodescendientes, trabajamos para devolvernos a nuestras ancestras y a la historia de nuestros pueblos, trabajamos para fortalecernos construyendo memoria, dignidad, arraigo y comunidad…

SITIADAS IV Un trabajo de organizaciones feministas en alianza


¿De dónde venimos? ¿Dónde empiezan nuestras historias? Estas preguntas son el punto de partida de este número de nuestra revista. Investigamos desde la carne propia para mirarnos y escucharnos entre nosotras y en nuestras diferencias, para reconocernos más allá de la emergencia de nuestras vidas atenazadas. A lo largo de seis meses hicimos de La Casa de las Mujeres en Quito nuestro territorio, compartimos procesos de co-investigación y construimos conocimiento en común con organizaciones y feministas aliadas.

Canasta Comunitaria de Alimentos

La Canasta Comunitaria de Alimentos de Mujeres de Frente es una solución colectiva al problema del hambre, y es un emprendimiento productivo de un grupo de compañeras de la organización.

Hoy adquirimos juntas alimentos básicos al por mayor, lo que, por el solo hecho de comprar en común, abarata nuestra alimentación. Y queremos hacer crecer con dignidad este emprendimiento tendiendo puentes de cooperación y redistribución en el campo y la ciudad. En la ciudad con personas que decidan contribuir con nosotras adquiriendo productos alimenticios en nuestra tienda de manera solidaria, y con pequeñas productoras urbanas que deseamos que encuentren en nuestro local un espacio de comercio justo; y en el campo con pequeños productores campesinos cuyas manos producen los mejores alimentos orgánicos de estas tierras y los más ricos, que deseamos que encuentren en nosotras una alternativa a los intermediarios que se enriquecen a su cosa.

Información y pedidos:
0986654474 / emprendimientos@mujeresdefrente.org

Taller de Costura

El Taller de Costura de Mujeres de Frente es un emprendimiento productivo de un grupo de compañeras de la organización.

Las máquinas de coser son un medio de producción puesto en común. Los conocimientos, compartidos entre profesionales de la costura y aprendizas, son la base se este espacio de enseñanza – aprendizaje y producción. Nuestro trabajo, su producto, las ganancias, nos pertenece.

Confeccionamos y arreglamos todo tipo de prendas en nuestro local en La Casa de las Mujeres: Guayaquil N8-55 entre Manabí y Esmeraldas – Centro Histórico de Quito

Información y pedidos: 

0986654474 / emprendimientos@mujeresdefrente.org

«Las estadísticas oficiales encubren que las personas y comunidades de pueblos y nacionalidades ancestrales penalizadas exceden por mucho a las personas presas auto-identificadas como indígenas, ya que excluyen a las familiares que sostienen a las personas presas y a las comunidades de las que fueron arrancadas y a las que eventualmente retornarán con la excarcelación. En el mismo sentido, ocultan que la mayor parte de la población penitenciaria es de ascendencia indígena y africana afectada por procesos de racismo, despojo, desplazamiento masivo hacia las grandes ciudades y desmemoria….»

Nosotras nos resistimos a que el estado punitivo siga entregando a nuestros hijos más empobrecidos al empresariado mafioso.

Cooperemos en la construcción colectiva de una comprensión ética de la #MasacreEnEcuador

portadaSitiadasIII-min

Muchas somos sobrevivientes urbanas despojadas de toda la riqueza de este mundo. Otras, cholas blanqueadas, fuimos impulsadas lo más lejos posible del suelo por nuestras propias madres. Juntas producimos estas reflexiones sobre el estado punitivo y el sostenimiento de la vida sin estado desde la desigualdad y la diversidad.


Mujeres de escasos recursos tejieron una red de contactos durante la pandemia para apoyarse y darse consejos para enfrentar la enfermedad ante la discriminación y el abandono del Estado. Son 70 trabajadoras y jefas de hogar de los barrios de Quito que se han acompañado y sostenido en los momentos más críticos.